SUSCRÍBETE ¡Y RECIBE MI EBOOK GRATIS!


Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter y novedades, los cuales pueden incluir contenido promocional, y lo hacemos mediante MailChimp.
Español - English
Inicio Blog ¿REALMENTE NECESITAMOS BEBER LECHE?

¿REALMENTE NECESITAMOS BEBER LECHE?

08.03.2015 / Por Sonia Raga / Publicado en NUTRICIÓN
Taza de chocolate calientes con leche de almendras

Chocolate caliente hecho con leche de almendras

 

Toda la vida nos han “empujado” a beber leche. El calcio es necesario para mantener los huesos fuertes y por tanto hay que incluir leche en la dieta ya que contiene mucho calcio. Incluso algunos médicos recomiendan a sus pacientes consumir una cantidad concreta de lácteos al día. Pero, ¿te has parado a pensar alguna vez por qué? ¿Qué otro animal toma leche después del periodo de lactancia? Y no sólo eso sino además, ¿de otra especie? Simplemente no tiene ningún sentido y éste es el por qué:

La leche de vaca es un 50% grasa, aportando alrededor de 600 calorías promotoras del crecimiento por cada litro. También contiene altas concentraciones de proteína, potasio, sodio, calcio y otros nutrientes para mantener un crecimiento rápido. En comparación, la cantidad de todos estos nutrientes es entre tres y cuatro veces menor en la leche materna humana. A nivel nutricional, la leche de vaca difiere bastante de la de nuestras madres.

En adición a esto, la leche de vaca contiene hormonas que estimulan el crecimiento del ternero. La más potente es la denominada IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1). El consumo de lácteos incrementa los niveles de IGF-1. Quizás estés pensando que “estimular el crecimiento” es algo positivo pero no lo es. El IGF-1 también tiene efectos en el crecimiento de un tumor, un cáncer y en la aceleración del envejecimiento prematuro.

Los lácteos son altos en calorías, en grasas y grasas saturadas, colesterol, proteína, son altamente acidificantes y contienen cero fibra. Debido a todos estos factores, los lácteos están directamente relacionados con muchas enfermedades tales como la obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares, acné, cáncer, problemas de riñón, osteoporosis y parkinson, sólo por nombrar algunos.

Veamos qué dice la literatura médica sobre la relación entre los lácteos y algunas de las enfermedades más comunes de hoy en día.

Los lácteos son acidificantes

Primero que nada, ¿qué significa acidificante? Los niveles ácido-alcalino se miden en una escala de PH. Los niveles de PH descienden al aumentar la acidez mientras que un aumento en la alcalinidad se traduce en un aumento en los niveles de PH. Un nivel de PH sano en la sangre es siempre ligeramente alcalino. Por tanto, cuando comemos alimentos acidificantes estamos elevando la acidez lo cual significa que el PH desciende poniendo a nuestro organismo en un estado “acidificante”. ¿Y cómo equilibra nuestro organismo dicha acidez? Sacando calcio de nuestros dientes y huesos.

Los alimentos de origen animal son ricos en aminoácidos con alto contenido en sulfuro (hasta cinco veces más que los cereales y las legumbres). Por tanto, cada vez que comes productos de origen animal, estás retirando un cantidad considerable de calcio de tus huesos que finalmente termina siendo excretado por la orina.

El National Dairy Council (Consejo Nacional de Lácteos) declara: “Un exceso de proteína en la dieta, y particularmente proteínas purificadas, aumentan la excreción de calcio en la orina. Esta pérdida de calcio podría causar potencialmente un desequilibrio en los niveles del mismo, llevando a la pérdida de hueso y osteoporosis. Estos efectos han sido atribuidos a una carga acídica endógena elevada creada por el metabolismo de la proteína, lo cual requiere de la neutralización por parte de sales alcalinas provenientes del calcio óseo.” (1)

Cabe destacar, que si el consumo de lácteos estuviera relacionado con unos huesos fuertes, tendría sentido que los países con mayor consumo de lácteos tuvieran índices menores de fracturas de cadera. Pero de hecho, es todo lo contrario. Los países con mayor consumo de proteína (incluidos los lácteos) tienen los índices más altos de fracturas de cadera y osteoporosis. (2,3)

Hoy en día hay muchas alternativas sanas a la leche animal. Leche de avena, de arroz, de soja, de almendras…¡Incluso puedes hacerla en casa! Pincha en la foto para ver cómo hacer leche de almendras.

 

leche casera de almendras

Leche casera de almendras

 

Los lácteos y el cáncer

Varios estudios relacionan los lácteos con el cáncer de próstata. “En un estudio de salud de los médicos de Harvard, incluyendo a más de 20.000 médicos hombres, aquellos que consumían más de dos raciones de lácteos al día tenían un 34% mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata que aquellos que consumían menos o ninguna ración de lácteos.” (4)

El consumo de lácteos eleva los niveles de IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1) en la sangre, el cual es conocido por estimular el crecimiento de las células cancerosas. Altos niveles de IGF-1 están relacionados con un incremento en el riesgo de padecer cáncer de pecho y cáncer de próstata.

Por otro lado, aunque el cuerpo necesita calcio, niveles muy elevados de calcio provocan una caída en los niveles de vitamina D activada en la sangre. La vitamina D es conocida por sus efectos protectores ante el cáncer de próstata y por tanto, un elevado consumo de lácteos puede tener efectos perjudiciales.

Varios estudios científicos actuales que estudian la relación entre el consumo de lácteos y el cáncer de ovario encontraron que por cada 10 gramos de galactosa consumida (que es la cantidad aproximada en un vaso de leche), el riesgo de padecer cáncer de ovario incrementa en un 13 por ciento. (5, 6)

 

Los lácteos y la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson (EP) es una deficiencia de dopamina debido a la pérdida de las células cerebrales encargadas de producirla. Cuando este neurotransmisor no se produce en cantidades suficientes afecta a los nervios y a los músculos encargados de controlar la coordinación y el movimiento. La pérdida de estas funciones son, entre otros, los síntomas característicos del parkinson.

Los productos animales bloquean el transporte de L-dopa (un componente derivado de un aminoácido en nuestra dieta) al cerebro. Es por este motivo, que varios científicos probaron inicialmente la denominada “redistribución de la proteína en la dieta”, la cual consistía en que los pacientes de párkinson sólo comían carne por la noche. De esta forma, cuando los efectos negativos de la proteína animal aparecían, los pacientes ya estaban dormidos. (7)

Más tarde, varios científicos encontraron que el consumo de fibra aumenta los niveles de L-dopa. Varios estudios sugieren que una dieta basada en alimentos de origen vegetal podría prevenir el párkinson debido al alto contenido en fibra y fitonutrientes.

Otros estudios que analizan la relación entre los lácteos y la enfermedad de Parkinson encontraron que el consumo de los mismos durante la mediana edad estaba asociado a un mayor riesgo de desarrollo posterior de la enfermedad. (8)

El consumo de lácteos también está asociado a un mayor riesgo de padecer párkinson debido a la contaminación de los mismos con químicos neurotóxicos. La tetrahidroisoquinolina por ejemplo, es un tóxico relacionado con el párkinson y se encuentra predominantemente en los quesos.

La exposición a pesticidas e insecticidas es uno de los mayores causantes de la enfermedad de Parkinson debido al daño que provocan en las células cerebrales. Los alimentos más altos en la cadena alimenticia (es decir, alimentos de origen animal), tienen los niveles más altos de pesticidas. Se estima que entre un 89% y un 99% de los pesticidas que se almacenan en el cuerpo provienen de los alimentos que ingerimos siendo, la mayoría, de alimentos altos en la cadena alimenticia: carnes, aves de corral, huevos, pescado y lácteos.

El pescado y marisco constituyen una fuente de químicos especialmente dañinos para el cerebro, tales como los policlorobifenilos (PCB) y el metilmercurio (MeHg).

 

 

cazuela con salsa de yogur de soja

Salsa cremosa a base de yogur de soja

 

Los lácteos y el acné

Aunque muchos médicos afirman que la dieta no tiene nada que ver con el acné, hay varios estudios que han probado lo contrario. La dieta causa y empeora la severidad del acné ya que la proteína animal estimula los niveles de IGF-1 en el organismo.

En el ejemplar de Mayo de 2006 del Dermatology Online Journal: El consumo de lácteos y acné en niñas adolescentes por Clement Adebamowo. Este estudio que incluía a 6,094 niñas, entre 9 y 15 años, concluyó que aquellas niñas que consumían dos o más vasos de leche al día comparadas con aquellas que consumían menos de un vaso al día, presentaban entre un 20% a un 30% más acné. (9)

En este estudio, se utilizó leche desnatada, lo que sugería que no era la grasa sino otra factor lo que producía el acné. Dedujeron que la proteína láctea causa una elevación en los niveles de IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1), que es una potente hormona del crecimiento, la cual estimula la producción de acné. Los andrógenos (hormonas masculinas) están también relacionadas con el acné y éstas también incrementan con el consumo de lácteos.

Lácteos, colesterol y enfermedades cardiovasculares

El colesterol es una sustancia blanca y densa que se encuentra únicamente en los animales (los alimentos de origen vegetal no contienen colesterol). Es esencial para ciertas funciones del organismo pero no es necesario en la dieta ya que el cuerpo ya produce su propio colesterol.

Uno de los pilares de la salud vascular es el endotelio, el tejido más externo que recubre todos los vasos sanguíneos y el corazón. Las células endoteliales tienen la función de producir moléculas de óxido nítrico(NO) el cual es un vasodilatador, es decir, dilata los vasos sanguíneos a demanda para mantener un flujo sanguíneo adecuado. ¿Qué causa el fallo de óxido nítrico? El exceso de grasa en la dieta. Cada vez que consumimos productos de origen animal tales como carnes, pescados y lácteos (al igual que aceites) dañamos las células endoteliales y por tanto la capacidad de las mismas de producir óxido nítrico. Cuando los niveles de óxido nítrico caen, los tejidos endoteliales se vuelven pegajosos lo cual permite al colesterol cavar en las paredes de los vasos sanguíneos con el consecuente bloqueo de los mismos que entorpecen el flujo sanguíneo. Un daño continuado a estas frágiles células (endotelio) conduce a bloqueos de placa, ataques y por tanto, la necesidad de cirugía de bypass y stents. (10)

 

Bol de porridge con fruta y nueces

Porridge preparado con leche de soja

 

REFERENCES

(1) Excess dietary protein, particularly purified proteins:

http://www.nationaldairycouncil.org/NationalDairyCouncil/Health/Digest/dcd74-5Page1.htm

(2) Abelow B. Cross-cultural association between dietary animal protein and hip fracture: a hypothesis. Calcific Tissue Int 50:14-8, 1992.

(3) Frassetto LA . Worldwide incidence of hip fracture in elderly women: relation to consumption of animal and vegetable foods. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2000 Oct;55(10):M585-92.

(4)http://www.pcrm.org/health/cancer-resources/ask/ask-the-expert-dairy-products

(5) http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(89)90313-9/abstract

(6) http://ajcn.nutrition.org/content/80/5/1353.full

(7) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20669318

(8) Park M, Ross GW, Petrovitch H, et al. Consumption of milk and calcium in midlife and the future risk of Parkinson disease. Neurology. 2005;64:1047-1051.

(9) Adebamowo CA, Spiegelman D, Berkey CS, Danby FW, Rockett HH, Colditz GA, Willett WC, Holmes MD.Milk consumption and acne in adolescent girls. Dermatol Online J. 2006 May 30;12(4):1.

(10) Prevent and Reverse Heart Disease. Caldwell B.Esselstyn, Jr.,M.D.

SOURCES

J Pennington. Bowes & Church’s Food Values of Portions Commonly Used. 17th Ed. Lippincott. Philadelphia- New York. 1998.

https://www.drmcdougall.com/health/education/health-science/hot-topics/nutrition-topics/calcium-dairy-products/

https://www.drmcdougall.com/misc/2007nl/mar/dairy.htm

https://www.drmcdougall.com/health/education/health-science/hot-topics/nutrition-topics/calcium-dairy-products/

http://nutritionfacts.org/2013/02/14/animal-protein-and-igf-1/

www.nutritionfacts.org

www.drmcdougall.com

https://www.drmcdougall.com/misc/2010nl/nov/parkinsons.htm

http://nutritionfacts.org/2013/08/29/treating-parkinsons-disease-with-diet/

http://nutritionfacts.org/2013/08/27/want-to-help-prevent-parkinsons-disease-avoid-this/

http://nutritionfacts.org/2013/05/14/how-tumors-use-meat-to-grow/

 

 

SUSCRÍBETE ¡Y RECIBE MI EBOOK GRATIS!


Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter y novedades, los cuales pueden incluir contenido promocional, y lo hacemos mediante MailChimp.

No hay comentarios

Escribe un comentario

He leído y acepto la política de privacidad de thebrightbird.es
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En thebrightbird.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.